LAS HORAS DE LA PASION DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
VEINTICUATRO HORAS  DE LA PASION


Meditaciones Sobre la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

Para Acompañar a Nuestro Señor Jesucristo, En Cada hora de su Pasión. 

Por Luisa Picarretta, hija de la Divina Voluntad. (En proceso de beatificación)

Para Hacer la horas consultar:
http://www.theworkofgod.org/Spanish/Devotns/Stations/meditaciones_pasion_Jesus_Cristo.htm

  DEVOCIÓN A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE JESUCRISTO  



En Julio de 1995, exactamente a las 3 de la tarde, hora de la Divina Misericordia, Nuestro Señor llamó por primera vez a Bernabé Nwoye, un joven de 17 años, de Olo, Estado de Enugu, Nigeria. Nuestro Señor pidió a Bernabé que adorara Su Preciosa Sangre, y lo consolara de todos los ultrajes cometidos contra Ella.

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO
(rezar diariamente meditando)

Consciente de mi nada y de Tu Sublimidad, Misericordioso Salvador, me postro a Tus pies, y Te agradezco por la Gracia que has mostrado hacia mí, ingrata creatura.
Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de satanás.
En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo patrono, y de toda la corte celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, oh queridísimo Jesús, a Tu Preciosa Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.
Te prometo, con la ayuda de Tu gracia y con mi mayor empeño, promover y propagar la devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, a fin de que Tu Sangre adorable sea honrada y glorificada por todos.
De esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor, y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.
¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad, y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados!
He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el amor, el honor y la adoración que tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden.
¡Oh Divino Salvador! rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, ¡oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra salvación! Amén

Bajo Tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡oh Virgen siempre gloriosa y bendita!


     
Mensajes de Dios y la Virgen María
http://kyrieokumbaya.blogspot.com.es/
* Blog, en proceso de remodelación, disculpen las molestias

lunes, 15 de agosto de 2016

Solemnidad de la Asunción 
de la Santísima Virgen María a los Cielos

***

LA CASA DONDE MARÍA VIViÓ SUS ÚLTIMOS AÑOS EN EFESO

En base a esta visión es que se descubrió la Casa de María en Éfeso, Ver…

(...)A pesar de su avanzada edad, la Santa Virgen no manifestaba otras señales de vejez que la expresión del ardiente deseo que la consumía y la impulsaba en cierto modo a su transfiguración. Tenía una gravedad inefable, jamás la vi reírse, únicamente sonreírse con cierto aire arrebatador. Mientras más avanzada en años, su rostro se ponía más blanco y diáfano. Estaba flaca pero sin arrugas, ni otro signo de decrepitud, había llegado a ser un puro Espíritu.

Por último llegó para la Madre de Jesús, la hora de abandonar este mundo y unirse a su Divino Hijo. En su alcoba encortinada de blanco, la vi tendida sobre una cama baja y estrecha; su cabeza reposaba sobre un cojín redondo. Se hallaba pálida y devorada por un deseo vehemente. Un largo lienzo cubría su cabeza y todo su cuerpo, y encima había un cobertor de lana obscura.

Pasado algún tiempo, vi también mucha tristeza e inquietud en casa de la Santa Virgen. La sirvienta estaba en extremo afligida, se arrodillaba con frecuencia en diversos lugares de la casa y oraba con los brazos extendidos y sus ojos inundados de lágrimas. La Santa Virgen reposaba tranquila en su camastro, parecía ya llegado el momento de su muerte. Estaba envuelta en un vestido de noche y su velo se hallaba recogido en cuadro sobre su frente, solo lo bajaba sobre su rostro cuando hablaba con los hombres. Nada le vi tomar en los últimos días, sino de tiempo en tiempo una cucharada de un jugo que la sirvienta exprimía de ciertas frutas amarillas dispuestas en racimos.

Cuando la Virgen conoció que se acercaba la hora, quiso conforme a la Voluntad de Dios, bendecir a los que se hallaban presentes y despedirse de ellos. Su dormitorio estaba descubierto y Ella se sentó en la cama, su rostro se mostraba blanco, resplandeciente y como enteramente iluminado. Todos los amigos asistentes se hallaban en la parte anterior de la sala. Primero entraron los Apóstoles, se aproximaron uno en pos del otro al dormitorio de María y se arrodillaron junto a su cama. Ella bendijo a cada uno de ellos, cruzando las manos sobre sus cabezas y tocándoles ligeramente las frentes. A todos habló e hizo cuanto Jesús le hubo ordenado. Ella habló a Juan de las disposiciones que debería de tomar para su sepultura, y le encargó que diese sus vestidos a su sirvienta y a otra mujer pobre que solía venir a servirla. Tras de los Apóstoles, se acercaron los discípulos al lecho de María y recibieron de ésta su bendición, lo mismo hicieron las mujeres. Vi que una de ellas se inclinó sobre María y que la Virgen la abrazó.

Los Apóstoles habían formado un altar en el Oratorio que estaba cerca del lecho de Santa Virgen. La sirvienta había traído una mesa cubierta de blanco y de rojo, sobre la cual brillaban lámparas y cirios encendidos. María, pálida y silenciosa, miraba fijamente el cielo, a nadie hablaba y parecía arrobada en éxtasis. Estaba iluminada por el deseo, yo también me sentí impelida de aquel anhelo que la sacaba de sí. ¡Ah! Mi corazón quería volar a Dios juntamente con el de Ella. Pedro se acercó a Ella y le administró la Extremaunción, poco más o menos como se hace en el presente, enseguida le presentó el Santísimo Sacramento. La Madre de Dios se enderezó para recibirlo y después cayó sobre su almohada. Los Apóstoles oraron por algún tiempo, María se volvió a enderezar y recibió la sangre del Cáliz que le presentó Juan. En el momento en que la Virgen recibió la Sagrada Eucaristía, vi que una luz resplandeciente entraba en Ella y que la sumergía en éxtasis profundo. El rostro de María estaba fresco y risueño como en su edad florida. Sus ojos llenos de alegría miraban al Cielo.

Entonces vi un cuadro conmovedor; el techo de la alcoba de María había desaparecido y a través del cielo abierto, vi la Jerusalén Celestial. De allí bajaban dos nubes brillantes en la que se veían innumerables ángeles, entre los cuales llegaban hasta la Sma. Virgen una vía luminosa. La Santa Virgen extendió los brazos hacia ella con un deseo inmenso, y su cuerpo elevado en el aire, se mecía sobre la cama de manera que se divisaba espacio entre el cuerpo y el lecho. Desde María vi algo como una montaña esplendorosa elevarse hasta la Jerusalén Celestial; creo que era su Alma porque vi más claro entonces una figura brillante infinitamente pura que salía de su cuerpo y se elevaba por la Vía Luminosa que iba hasta el Cielo. Los dos coros de ángeles que estaban en las nubes, se reunieron más abajo de su Alma y la separaron de su cuerpo, el cual en el momento de la separación, cayó sobre la cama con los brazos cruzados sobre el pecho.

Mis abiertos ojos que seguían el Alma purísima e inmaculada de María, la vieron entrar en la Jerusalén Celestial y llegar al Trono de la Santísima Trinidad. Vi un gran número de almas entre las cuales reconocí a los Santos Joaquín y Ana, José, Isabel, Zacarías y Juan Bautista venir al encuentro de María con un júbilo respetuoso. Ella tomó su vuelo a través de ellos hasta el Trono de Dios y de su Hijo, quien haciendo brillar sobre todo lo demás la Luz que salía de sus llagas, la recibió con un Amor todo Divino, la presentó como un cetro y le mostró la Tierra bajo sus pies como si confiriese sobre Ella algún Poder Celestial. Así la vi entrar en la Gloria y olvidé todo lo que pasaba en torno de María sobre la Tierra.

Después de ésta visión, cuando miré otra vez a la Tierra, vi resplandeciente el cuerpo de la Sma. Virgen. Reposaba sobre el lecho, con el rostro luminoso, los ojos cerrados y los brazos cruzados sobre su pecho. Los Apóstoles, discípulos y santas mujeres, estaban arrodillados y oraban en derredor del cuerpo. Después vi que las santas mujeres extendieron un lienzo sobre el Santo Cuerpo y los Apóstoles con los discípulos se retiraron en la parte anterior de la casa. Las mujeres se cubrieron con sus vestidos y sus velos, se sentaron en el suelo y ya arrodilladas o sentadas, cantaban fúnebres lamentaciones. Los Apóstoles y los discípulos se taparon la cabeza con la banda de tela que llevaban alrededor del cuello y celebraron un oficio funerario; dos de ellos oraban siempre alternativamente a la cabeza y a los pies del Santo Cuerpo.

Luego las mujeres quitaron de la cama el Santo Cuerpo con todos sus vestidos y lo pusieron en una larga canasta llena de gruesas coberturas y de esteras, de suerte que estaba como levantado sobre la canasta. Entonces dos de ellas pusieron un gran paño extendido sobre el cuerpo y otras dos la desnudaron bajo el lienzo, dejándole solo su larga túnica de lana. Cortaron también los bellos bucles de los cabellos de la Santa Virgen y los conservaron como recuerdo. Enseguida el santo Cuerpo fue revestido de un nuevo ropaje abierto y después por medio de lienzos puestos debajo, fue depositado respetuosamente sobre una mesa y sobre la cual se habían colocado ya los paños mortuorios y las bandas que se debían de usar. Envolvieron entonces el Santo Cuerpo con los lienzos desde los tobillos hasta el pecho y lo apretaron fuertemente con las fajas. La cabeza, las manos y los pies, no fueron envueltos de esa manera; enseguida depositaron el Cuerpo Santo en el ataúd y lo colocaron sobre el pecho una Corona de flores blancas, encarnadas y celestes como emblema de su Virginidad.

Entonces los Apóstoles, los discípulos y todos los asistentes, entraron para ver otra vez antes de ser cubierto el Santo Rostro que les era tan amado. Se arrodillaron y lloraron alrededor del Santo Cuerpo, todos tocaron las manos atadas de Nuestra Madre María como para despedirse y se retiraron. Las mujeres le dieron también los últimos adioses, le cubrieron el rostro, pusieron la tapa en el ataúd y le clavaron fajas de tela gris en el centro y en las extremidades. Enseguida colocaron el ataúd en unas andas, Pedro y Juan lo condujeron en hombros fuera de la casa. Creo que se relevaban sucesivamente, porque más tarde vi que el féretro era llevado por seis Apóstoles. Llegados a la sepultura, pusieron el Santo Cuerpo en tierra y cuatro de ellos, lo llevaron a la caverna y lo depositaron en la excavación que debía de servirle de lecho sepulcral. Todos los asistentes entraron allí uno por uno, esparcieron aromas y flores en contorno, se arrodillaron orando y vertiendo lágrimas y luego se retiraron.

Por la noche muchos Apóstoles y santas mujeres, oraban y cantaban cánticos en el jardincito delante de la tumba. Entonces me fue mostrado un cuadro maravillosamente conmovedor: Vi que una muy ancha vía luminosa bajaba del cielo hacia el sepulcro y que allí se movía un resplandor formado de tres esferas llenas de ángeles y de almas bienaventuradas que rodeaban a Nuestro Señor y el Alma resplandeciente de María. La figura de Jesucristo con sus rayos que salían de sus cicatrices, ondeaban delante de la Virgen. En torno del Alma de María, vi en la esfera interior, pequeñas figuras de niños, en la segunda, había niños como de seis años y en la tercera exterior, adolescentes o jóvenes; no vi distintamente más que sus rostros; todo lo demás se me presentó como figuras luminosas resplandecientes.

Cuando ésta visión que se me hacía cada vez más y más distinta hubo llegado a la tumba, vi una vía luminosa que se extendía desde allí hasta la Jerusalén Celestial. Entonces el Alma de la Santísima Virgen que seguía a Jesús, descendió a la tumba a través de la roca y luego uniéndose a su Cuerpo que se había transfigurado, clara y brillante se elevó María acompañado de su Divino Hijo y el coro de los Espíritus Bienaventurados hacia la Celestial Jerusalén. Toda esa Luz se perdió allí, ya no vi sobre la Tierra más que la bóveda silenciosa del estrellado Cielo.

Como Santo Tomás no llegó a tiempo a despedirse de la Madre y tampoco pudo asistir al Santo Entierro; él tenía en su mente y corazón, llegar a tiempo. Pero al enterarse del desenlace por medio de los demás Apóstoles, él se puso triste y lloroso y se lamentaba no haber llegado a tiempo. El, interiormente tenía el deseo vehemente de verla por última vez y así se los hizo saber a los demás. Ya habían pasado varios días de lo del entierro; todos querían volver al Sepulcro y acceder a la petición de Tomás. Tomaron una resolución y al día siguiente muy de mañana, emprendieron el camino al Sepulcro de Nuestra Santa Madre. Estando enfrente del Sepulcro, quitaron la piedra-sello de la entrada y ¡Oh! Maravilla de Maravillas, de la bóveda salía un suave aroma de perfume de Rosas frescas; todos al sentir ese perfume, se sintieron conmovidos y perplejos; se miraron unos a otros preguntándose en silencio, con la mirada y con señas en las manos: “¿Entramos?” y aún mirándose entre ellos, todos asintieron con la cabeza y traspasando la bóveda, entraron al Santo Sepulcro hacia el sitio donde depositaron el ataúd que contenía el Cuerpo Santísimo de la Virgen María y más enorme fue la emoción y sorpresa entre ellos al ver que en el sitio solo habían Rosas frescas, fragantes y olorosas y significaban que el Señor había venido a buscar a su Santísima Madre para llevarla a su Gloria Celestial y Su Cuerpo no sufra la corrupción.

sábado, 16 de julio de 2016

SOLEMNIDAD de la VIRGEN DEL CARMEN
16 de Julio

"Nuestra Señora jamas se niega a quien recurre a Ella"


Solicitud de oraciones a la Virgen del Carmen (click aquí)
Vuestras intenciones seràn recordadas en la misa diaria en la Curia General de la Orden en Roma y en todos los santuarios, parroquias y monasterios carmelitanos del mundo.

ORACIÓN
Oh! Virgen del Carmen María Santísima, que has ofrecido tu especial asistencia en la hora de la muerte a los que devotamente vistieron tu Santo Escapulario, para que por medio de una verdadera penitencia logren salir de esta vida en gracia de Dios, y librarse de las penas del infierno. Te ruego, Madre, me asistas, ampares y consueles en la hora de mi muerte, y me alcances verdadera penitencia y contrición de mis pecados, perfecto amor de Dios, y deseos vivos de agradarle, para que mi alma no se pierda eternamente, sino que salga segura de esta vida, para gozar la felicidad eterna de la gloria; y al presente consiga lo que en esta oración, por vuestra intercesión, pido a Nuestro Señor.

http://www.mariamediadora.com/Oracion/Newsletter597.htm


Historia
Desde los antiguos ermitaños que se establecieron en el Monte Carmelo, Los Carmelitas han sido conocidos por su profunda devoción a la Santísima Virgen. Ellos interpretaron la nube de la visión de Elías (1 Reyes 18, 44) como un símbolo de la Virgen María Inmaculada. Ya en el siglo XIII, cinco siglos antes de la proclamación del dogma, el misal Carmelita contenía una Misa para la Inmaculada Concepción.

http://www.corazones.org/maria/carmen_virgen/a_carmen.htm

Biografía de San Simón Stock
"...En la madrugada del 16 de Julio de 1251, la imagen de la Virgen del Carmen se apareció a San Simón Stock, superior general de la Orden, al que le entregó sus hábitos y el Escapulario, principal signo del culto mariano carmelita. La Santísima Virgen prometió liberar del Purgatorio a todas las almas que hayan vestido el escapulario durante su vida, el sábado siguiente a la muerte de la persona y llevarlos al cielo, promesa que ha sido respaldada por los Pontífices. La iconografía principal de la Virgen la muestra portando dicho escapulario..."

leer más en :
http://mivirgendelcarmen.wordpress.com/2010/10/09/san-simon-stock-el-mensajero-de-nuestra-senora-del-carmen/

La imposición del Escapulario del Carmen


 El escapulario del Carmen, debe ser impuesto por un sacerdote, en algún Santuario Carmelitano.
Es de suma importancia vestir el escapulario del Carmen en la hora de la muerte.
La Virgen María, le dijo a San Simón Stock llevando el escapulario del Carmen en sus manos, éste será el privilegio para ti y todos los carmelitas:
"Quien muriera con él no padecerá el fuego eterno, es decir, el que con él muriese, se salvará".


La Salve Marinera

Salve, Estrella de los mares, 
de los mares iris de eterna ventura 
Salve Fénix de hermosura
Madre del Divino Amor.

De tu pueblo a los pesares
tu clemencia dé consuelo
fervoroso, llegue al cielo,
hasta Tí, hasta Tí nuestro clamor.

Salve, Salve, estrella de los mares
Salve Estrella de los mares
Sí, fervoroso llegue al cielo
y hasta Tí y hasta Tí nuestro clamor.

Salve, Estrella de los mares
Estrella de los mares,
salve, salve, salve, salve.

***
Reeditado

viernes, 1 de julio de 2016

ORACIONES A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE CRISTO

Jesús Agonizante1

EL GRAN MES DE JULIO – DEVOCIÓN A LA PRECIOSÍSIMA SANGRE

En el pasado, el mes de Julio estaba dedicado a la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. El Misal Romano de 1962, celebra el 1º de Julio la Fiesta de la Preciosísima Sangre de Cristo, que fue instituida en 1849 por el Papa Pío IX.
Jesús le ha pedido a Bernabé Nwoye que hagamos tres Novenas en el mes de Julio, muy importantes, del modo siguiente:
1º, 2º y 3º Novenas y Mensajes del Gran Mes de Julio (Bernabé Nwoye)

Del 1 al 9 de Julio. 1º Novena, en Honor a los Nueve Coros de Ángeles.

Del 13 al 15 de Julio. 2º Novena, de Tres Días (Triduo), en honor a la Santísima Trinidad.

Del 20 al 31 de Julio. 3º Novena, de Doce Días (Docenario), por el Nuevo Israel.

Las Oraciones a la Preciosisima Sangre son 

-Santo Rosario a la Santísima Virgen María.

-Santo Rosario a la Preciosa Sangre / Letanías.

-Oración de Consagración a la Preciosa Sangre.

-Oraciones de Consolación y Adoración.

-Los Siete Llamados Angustiosos.

-Oraciones de Intercesión, llamadas Oraciones Místicas de Nuestro Señor Jesucristo.

 (En otro formato, se pueden descargar también aquí)

+++

Jesús Agonizante1

En Julio de 1995, exactamente a las 3 de la tarde, hora de la Divina Misericordia, Nuestro Señor llamó por primera vez a Bernabé Nwoye, un joven de 17 años, de Olo, Estado de Enugu, Nigeria. Nuestro Señor pidió a Bernabé que adorara Su Preciosa Sangre, y lo consolara de todos los ultrajes cometidos contra Ella(...)

Para sellarse con la Sangre preciosa de Cristo, en estos últimos tiempos
¡¡Muy importante!!

Empezar a rezar todos los jueves por la noche de 11h, hasta las 3h de la madrugada (desde el mes de Julio, hasta Diciembre) "Las Oraciones a la Preciosísima Sangre", el Señor lo ha pedido encarecidamente a Bernabé Nwoye (leer todo el mensaje a la preciosísima Sangre de Cristo) empezar en Julio, para acabar en Diciembre, y poder sellarse, con la Sangre Preciosa de Cristo, en una Misa votiva  antes de que finalice el año, en el que se empieza.

***
¡El Señor y la Virgen María,  piden encarecidamente, que nos sellemos con la Sangre de Cristo! 


Amplia información a la Devoción de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, y mensajes a Bernabé Nwoye: 
29 mayo, 2011

"...Mi Preciosísima Sangre tiene el poder de resucitar los muertos, de regenerar lo podrido, de dar luz donde solo hay tinieblas..."


¡REZAD EL ROSARIO A MI PRECIOSÍSIMA SANGRE Y CONSAGRAOS A ELLA, PARA QUE PODÁIS RECIBIR MI SELLO!

+++

Promesas: Nuestra Señora dijo, "Adoren la Sangre Preciosa de Mi Hijo que está constantemente fluyendo por Sus hijos en estos últimos tiempos; invóquenla siempre para su protección. A través de la Coronilla...el reino de Dios vendrá a la tierra...Así como han extendido Mi Rosario, los apresuro a extender esta devoción. Yo estoy con ustedes. ¡Reciban Mi bendición!, Yo oro para que su fe no desfallezca. Deben luchar por la vida y ayudar a sus hermanos. Oro para que ustedes sean uno, deben amarse los unos a los otros. Yo los cubro con mi santo Manto. En Mi Corazón, Yo los escondo a todos. Yo los amo a todos. Reciban esto (una Rosa) para su santificación y santidad. Permanezcan en la paz del cielo." (Dictada el 14 de julio de 1998)

+++

CONSAGRACIÓN A LA SANGRE PRECIOSA DE JESUCRISTO

(rezar diariamente meditando)

Consciente de mi nada y de Tu Sublimidad, Misericordioso Salvador, me postro a Tus pies, y Te agradezco por la Gracia que has mostrado hacia mí, ingrata creatura.

Te agradezco especialmente por liberarme, mediante Tu Sangre Preciosa, del poder destructor de satanás.
En presencia de mi querida Madre María, mi Ángel Custodio, mi Santo patrono, y de toda la corte celestial, me consagro voluntariamente, con corazón sincero, oh queridísimo Jesús, a Tu Preciosa Sangre, por la cual has redimido al mundo del pecado, de la muerte y del infierno.
Te prometo, con la ayuda de Tu gracia y con mi mayor empeño, promover y propagar la devoción a Tu Sangre Preciosa, precio de nuestra redención, a fin de que Tu Sangre adorable sea honrada y glorificada por todos.
De esta manera, deseo reparar por mi deslealtad hacia Tu Preciosa Sangre de Amor, y compensarte por las muchas profanaciones que los hombres cometen en contra del Precioso Precio de su salvación.
¡Oh, si mis propios pecados, mi frialdad, y todos los actos irrespetuosos que he cometido contra Ti, oh Santa y Preciosa Sangre, pudieran ser borrados!
He aquí, querido Jesús, que te ofrezco el amor, el honor y la adoración que tu Santísima Madre, tus fieles discípulos y todos los Santos han ofrecido a Tu Preciosa Sangre. Te pido que olvides mi falta de fe y frialdad del pasado, y que perdones a todos los que te ofenden.
¡Oh Divino Salvador! rocíame a mí y a todos los hombres con Tu Preciosa Sangre, a fin de que te amemos, ¡oh Amor Crucificado, de ahora en adelante con todo nuestro corazón, y que dignamente honremos el Precio de nuestra salvación! Amén

Bajo Tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios, no desprecies nuestras súplicas en las necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, ¡oh Virgen siempre gloriosa y bendita!


+++

Videos para rezar las Oraciones de Reparación a la Sangre de Cristo Agonizante

El sacerdote P. Salvador Herrera, nos  facilita en estos videos, el rezo de estas importantísimas oraciones de
 Reparación de la Sangre de Cristo:

Oraciones de Reparación de la Sangre de Cristo 1/7



Oraciones de Reparación de la Sangre de Cristo 2/7

Oraciones de Reparación de la Sangre de Cristo 3/7

Oraciones de Reparación de la Sangre de Cristo 4/7

 Oraciones de Reparación de la Sangre de Cristo 5/7

Oraciones de Reparación de la Sangre de Cristo 6/7


Oraciones de Reparación de la Sangre de Cristo 7/7


DOCE PROMESAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO A CUALQUIERA QUE DEVOTAMENTE RECE EL ROSARIO DE LA PRECIOSA SANGRE.

1) Yo prometo proteger a cualquier persona que rece devotamente este rosario de los ataques del maligno.
2) Yo vigilaré sus cinco sentidos.
3) Yo lo protegeré de una muerte súbita.
4) Doce horas antes de su muerte, beberá Mi Preciosa Sangre y comerá Mi Cuerpo.
5) Veinticuatro horas antes de su muerte, Yo le mostraré Mis cinco heridas, para que sienta un profundo arrepentimiento por todos sus pecados y tenga perfecto conocimiento de ellos.
6) Cualquier persona que haga una novena logrará su intención. Sus oraciones serán contestadas.
7) Yo realizaré muchos milagros maravillosos a través de este rosario de la Preciosa Sangre.
8) A través de ésta oración destruiré muchas sociedades secretas y dejaré libre muchas almas atadas, por medio de Mi Misericordia.
9) A través de ésta oración salvaré muchas almas del purgatorio.
10) Yo les mostraré Mi camino al que honre Mi Preciosa Sangre con éste rosario.
11) Yo tendré Misericordia de los que tengan misericordia de Mis Preciosas Heridas y Sangre.
12) Quien quiera que enseñe esta oración a otra persona ganará indulgencias por 4 años.

+++


ORACIONES MISTICAS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO DADAS A BERNABE EN NIGERIA AFRICA
ORACIÓN PARA LIBERACIÓN DE MALDICIONES ANCESTRALES (8 Julio, 1998)


("Hijos míos récenla y háganla a conocer a todo el mundo. Todos los que están bajo maldiciones y que constantemente digan esta oración, se liberarán de ellas. Y las familias que están sufriendo por la maldición de los pecados cometidos por sus antepasados, y que recen durante 144 días esta oración serán liberadas. Todos los que estén expuestos a mosis, serán salvados y también liberados de sus maldades si ellos constantemente dicen esta oración y se arrepienten".) (...) leer más



 (Audio de estas Oraciones Místicas y para la Liberación de Maldiciones ancestrales):

jueves, 30 de junio de 2016

Jun 09_16 Habéis sido almas escogidas en la Tierra para esta gran misión de salvación de almas.

Rosario vespertino




Temas:

  • Preparaos para vuestro Juicio, si destruisteis el alma de vuestros pequeños, y para que se alivie en algo vuestro castigo, orad, insistentemente, para que tengaMos Misericordia sobre vosotros, los que no llevasteis a cabo, correctamente, vuestra tarea de educar a vuestros pequeños.
  • Os he pedido que oréis en unión con vuestros hermanos de la Comunión de los Santos, para que se den los cambios que todos vosotros necesitaréis para presentaros en esta vida que pronto vendrá.
  • Espero entendáis lo antes posible, todo esto que os explico, porque os he dicho que estáis a momentos del Gran Cambio. No sabéis vosotros cómo se dará, pero estad seguros que se dará, os lo vengo anunciando de hace tiempo atrás y, como se dice en las Escrituras: ni un punto ni una coma, dejarán de cumplirse.
  • Tenéis todo para la salvación de infinidad de almas. Os he preparado para ello, os repito y, ciertamente, que voy a tomar cuentas de lo que Yo he derramado sobre vosotros y lo que quiero que Me deis, que son las almas de vuestros hermanos.
  • Para estos momentos de la historia y después de todo lo que os he enseñado, vuestra alma debe estar rebosando de alegría en el saber qué ya habéis sido escuchados por vuestros Dios y que todo cambiará para bien.



Mensaje de Dios Padre, Nuestro Señor Jesucristo y la Santísima Virgen María a J. V.



Primer Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo y la Santísima Virgen María.
Sobre: Preparaos para vuestro Juicio, si destruisteis el alma de vuestros pequeños, y para que se alivie en algo vuestro castigo, orad, insistentemente, para que tengaMos Misericordia sobre vosotros, los que no llevasteis a cabo, correctamente, vuestra tarea de educar a vuestros pequeños.

¡Mis hijos, Mis hijos! ¡¿Qué habéis hecho con ellos?! Cuánta maldad ha entrado en el corazón de Mis pequeñitos. ¡Vuestros hijos!, los que debisteis haber cuidado! Han perdido la inocencia desde muy pequeños, no les cuidasteis ésa vida sencilla, buena. ¡Cuánto mal ha contaminado el alma de estos pequeñitos!

Satanás se ha encargado, primeramente, de destruir vuestra espiritualidad y, vosotros, no  habéis cuidado la espiritualidad de vuestros pequeñitos, ¡Mis hijos!

Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María y voy cuidando al rebaño y, especialmente, a los más pequeñitos.

Cuántos de vosotros os esconderéis, o querréis esconderos, en el momento de vuestro Juicio. Le pedisteis a vuestro Padre, Dios y Creador, bebés, para criarlos, pero, ¿qué hicisteis con ellos?

Se os juzgará severamente por la vida de vuestros pequeñitos, por lo que inculcasteis en ellos, por los valores que pusisteis en su corazón o la maldad con que destruisteis los valores que Yo pongo en cada pequeñito que baja a la Tierra.

Querréis esconderos, para que no veáis Mis Ojos llenos de Ira, Ira Divina, Mía, de Jesucristo, vuestro Salvador.

Mi Madre cuida de los pequeños, Yo los recibo de Ella, querréis apartaros del Juicio tan severo que vendrá sobre vosotros, los que no cuidasteis el alma de los pequeños que se os dieron, para que los criarais, los llenarais de Vida, de Mi Vida y de Mi Amor.

¿Qué cuentas Me daréis cada uno de vosotros, de los hijos que se os encomendaron?

Recordad que los pequeños, llevan como primera educación, la que toman de sus padres y ésa será la base para toda su existencia, si no les disteis buenas bases, desde ahí empezasteis a destruir el alma de los pequeños. Muchas veces, será difícil que tratéis de cambiar lo enseñado a vuestros hijos, que hagan a un lado la maldad que inculcasteis en un principio, por vuestra irresponsabilidad y por no pedirMe ayuda y, si estos, vuestros hijos, llegan a dar mucho problema en la Tierra, en cierta forma, vosotros como padres, recibiréis un castigo por lo que les enseñasteis o por el ejemplo que disteis.

Os di la vida de vuestros hijos, que son Mis hijos, y vuestros hijos debieron ser criados en el Amor y, ¿qué hicisteis con sus almas?

Preparaos para vuestro Juicio, si destruisteis el alma de vuestros pequeños, y para que se alivie en algo vuestro castigo, orad, insistentemente, para que tengaMos Misericordia sobre vosotros, los que no llevasteis a cabo, correctamente, vuestra tarea de educar a vuestros pequeños. Muchos llegáis a destruir la Obra, Obra Divina, porque no modelasteis el almita de vuestros hijos y, ¿qué haréis, pues, con ésas almas?

Acercaos a Mí, para que Mi Santo Espíritu os ilumine y podáis ayudarles a vuestros hijos a enmendar el camino.

Orad por aquellos que han hecho tanto mal, al no importarles el alma de sus hijos.

Os perdono, si realmente queréis enmendar el camino, ciertamente, lo que hicisteis mal, difícilmente lo podréis arreglar, pero, pedidMe a Mí, vuestro Dios, que salve ésas almas que se os encomendaron para hacerlas almas de Bien y que vosotros destruisteis, porque no tomasteis en serio la maternidad y la paternidad que se os concedió.
Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.
Sobre: Os he pedido que oréis en unión con vuestros hermanos de la Comunión de los Santos, para que se den los cambios que todos vosotros necesitaréis para presentaros en esta vida que pronto vendrá.

Hijitos Míos, el Reinado de Mi Hijo en la Tierra y en el Universo entero, se tiene que dar. ¿Estáis orando para ello, Mis pequeños? Os he pedido que oréis en unión con vuestros hermanos de la Comunión de los Santos, para que se den los cambios que todos vosotros necesitaréis para presentaros en esta vida que pronto vendrá. Estos Cielos Nuevos, Tierras Nuevas, una Vida Nueva, en donde aquellos de vosotros que aprendisteis a amar, podréis crecer espiritualmente.

¡Cuánto error habéis dejado entrar en vuestro corazón, Mis pequeños! Mi Hijo, os dio toda una Evangelización de Amor, que vosotros debisteis haber tomado, primeramente, como forma de vida y, ella misma, iba a ser vuestro escudo contra los ataques de satanás.

Vuestro error, Mis pequeños, es el de suspender la oración y la vida espiritual y, en esos intervalos, satanás se mete y va destrozando vuestra espiritualidad.

Si sabéis que desde que fue eliminado del Cielo Luzbella, su venganza ha sido la destrucción de vuestra espiritualidad. Si sabéis eso, Mis pequeños, ¿por qué no os habéis protegido?

Vosotros mismos os vais debilitando, porque no estáis tomando, cotidianamente, el Alimento Celestial, que es primeramente, la Sagrada Eucaristía y después la oración.

Cuando vosotros dejáis estos Alimentos necesarísimos para el desarrollo de vuestra alma, caéis y satanás se encarga de degradaros, de iros llevando hacia la obscuridad espiritual que, para algunos, después les será difícil levantarse.

Mis pequeños, os debéis unir para orar. En vuestra unión, os he dicho, radica vuestra fuerza, ciertamente, Yo oro con vosotros. Debéis de poner más empeño en levantar vuestra alma hacia la santidad.

No conocéis ni el día ni la hora en que vendrá el Justo Juez y, ¿cómo estaréis vosotros? ¿Cómo estará vuestra alma? ¿Estaréis preparados para rendir cuentas de toda vuestra vida? Acercaos a Mi Santo Espíritu, para que os haga ver vuestros errores, para que podáis enmendar vuestra vida, para que podáis regresar al buen camino y podáis ayudar a tantos y tantos de vuestros hermanos a que regresen a Mí.

No actuéis solos, satanás es muy astuto.

Buscad, buscad vuestro crecimiento espiritual y Yo estaré ahí, ayudándoos. Busco almas llenas de amor, almas que quieran ser perfeccionadas, almas que sean otros Cristos aquí en la Tierra y que puedan ayudar a sus hermanos a crecer.

Vivid en el Amor, pero en un Amor Verdadero, en un Amor Santo, en un Amor Puro y así, todo lo demás se os dará por añadidura.

Satanás os ha llevado por caminos de error, para que busquéis primeramente la añadidura y, eso no es así, Mis pequeños.

Venid a Mí, arrepentidos y Mi Sangre Preciosa, os purificará.
Gracias, Mis pequeños.

Tercer MisterioHabla Dios Padre.
Sobre: Espero entendáis lo antes posible, todo esto que os explico, porque os he dicho que estáis a momentos del Gran Cambio. No sabéis vosotros cómo se dará, pero estad seguros que se dará, os lo vengo anunciando de hace tiempo atrás y, como se dice en las Escrituras: ni un punto ni una coma, dejarán de cumplirse.

(Lenguas…) Hijitos Míos, alguna vez os he dicho que si os permitiera ver lo que os rodea a nivel espiritual, moriríais ipsofacto, o sea, de inmediato.

El príncipe de éste Mundo es satanás, vosotros estáis en sus dominios y vosotros habéis sido enviados por Mi Amor a la Tierra, a rescatar Mi Creación y rescatar a infinidad de almas que se han vuelto hacia el mal.

En las sagradas Escrituras se os da a entender lo que vale un alma. El rescate de un alma y su salvación eterna, Yo la pago inmensamente con grandes Bienes espirituales y con una eternidad de Amor.

Ya os he dicho, Mis pequeños, cómo os amo, pero llegará un momento en que sentiréis y viviréis Mi Amor y os daréis cuenta que no habíais nunca vivido un Amor semejante a lo largo de vuestra vida.

Las almas tienen un potencial inmenso. Si están bien guiadas, harán mucho Bien, si están mal guiadas, todo ése bien quedará encadenado por la maldad de satanás.

Por eso os insisto en que os deis cuenta del dolor, que Me causa un alma que Me ha dado la espalda por haberse dejado llevar por las tentaciones de satanás, pero sobre todo, porque ésa alma queda encadenada y todas ésas potencias que yo le concedí, para que fuerais poco a poco eliminando la maldad de la Tierra, se desperdician y, ni os van a ayudar a vosotros ni van a ayudar a vuestros hermanos.

Imaginad que ahora, estáis caminando entre el lodo, no lo veis, físicamente, pero es una realidad espiritual. Ese lodo os va deteniendo, es la maldad de satanás, que no permite que vuestra alma se desarrolle plenamente.

El pecado a donde os lleva satanás, es como un lodo espeso, que no os permite crecer, que hace que os dé flojera el buscarMe, vuestro intelecto queda afectado, o sea, que espiritualmente, satanás afecta vuestra alma, de forma en que no deis lo que debéis dar para salvar almas, empezando con la vuestra.

En estos tiempos, en que ya la gran mayoría de vosotros no oráis como debierais, en algún momento sentiréis ésa maldad de satanás, y es cuando sentiréis un terror muy grande que os envolverá, porque eso es satanás, maldad absoluta.

Quiero que entendáis todo esto, Mis pequeños, no os quiero amedrentar, no quiero que os asustéis, porque os he preparado para que no lleguéis a eso, Mi Amor es mucho más Poderoso que toda la maldad de satanás, pero lo malo es que no os habéis llenado de Mi Amor para que estéis protegidos.

Debéis seguir adelante, buscando la pureza de vuestra alma y el alimento espiritual, con el que podéis mover las almas de vuestros hermanos. Ciertamente, Mi Santo Espíritu, os está guiando y especialmente a aquellas almas que se han dejado mover plenamente por Mi Voluntad.

¡Qué difíciles sois, Mis pequeños! estáis viendo tanta maldad a vuestro alrededor y, sabiendo con qué evitarla, no lo hacéis.

Espero entendáis lo antes posible, todo esto que os explico, porque os he dicho que estáis a momentos del Gran Cambio. No sabéis vosotros cómo se dará, pero estad seguros que se dará, os lo vengo anunciando de hace tiempo atrás y, como se dice en las Escrituras: ni un punto ni una coma, dejarán de cumplirse.

Vuestra salvación o vuestra condenación, dependen plenamente de vosotros.

Buscad vuestra perfección y traedMe almas, Mis pequeños, tened Caridad hacia ellas, ciertamente vosotros abristeis vuestro corazón y habéis entendido Mi Amor por vosotros, pero hay infinidad de almas que no han abierto su corazón hacia Mí. Orad, orad, para que Mi Santo Espíritu penetre en ellas.

Os bendigo, Mis pequeños y recibid Mi Santo Espíritu, para que vaya guiándoos hacia la Verdad y que ésa misma Verdad, brote de vosotros para ayudar a muchos otros de vuestros hermanos.
Gracias, Mis pequeños.

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.
Sobre: Tenéis todo para la salvación de infinidad de almas. Os he preparado para ello, os repito y, ciertamente, que voy a tomar cuentas de lo que Yo he derramado sobre vosotros y lo que quiero que Me deis, que son las almas de vuestros hermanos.

Hijitos Míos, si os dais cuenta a dónde os he ido llevando con toda esta Evangelización que os he dado, es para que estéis más receptivos a los acontecimientos que se dan a vuestro alrededor y aquellos que van a ser para vuestra purificación, Mundial y Universal.

Hay tantas almas que están tan distraídas con las cosas del Mundo, que no ven la realidad del momento, a pesar de que hay situaciones que se salen ya, totalmente, de la normalidad de las estaciones del tiempo y, aun así, no quieren reconocer que algo está cambiando a su alrededor.

Eso es lo que hace satanás con las almas, la maldad os pone un velo en vuestros ojos, en vuestra mente, no reaccionáis como debierais reaccionar, si estuvierais en vida de Gracia, por consiguiente, no os dais cuenta de la realidad espiritual que os rodea.

Vamos a hablar de lo que realmente sois: soldados de amor. Un soldado en la batalla, está preparado para que no lo maten y crea un sexto sentido en su persona, que es la observación que debe desarrollar. Si por un segundo el soldado se distrae, la muerte lo puede alcanzar en ése momento de distracción.

Vosotros habéis sido preparados por Mí, vuestro Dios, en todo este tiempo de Evangelización, para que satanás no os destruya.Debéis ya estar capacitados para ver a vuestro alrededor las situaciones reales, espirituales, que os rodean, para que no os dejéis llevar por las situaciones en donde satanás os pone trampas para desviar vuestra atención espiritual, como lo hace con el resto de vuestros hermanos.

He invertido Mi Tiempo, Mi Amor en vosotros y he creado en vosotros una gran responsabilidad para ayudarMe en la salvación de las almas y, esto, Mis pequeños, debéis tomarlo muy en serio, porque hay infinidad de almas, de las que depende su salvación por vuestras oraciones y por vuestra donación.

Así como tuve Mis apóstoles en un principio, que fueron pescadores, que les pedí que fueran pescadores de almas y dejaran su antiguo trabajo, ahora sois vosotros los pescadores de almas de este tiempo, que deberéis traerMe, a Mi Corazón, a ésas almas que están distraídas en el Mundo y que no se están dando, entera cuenta, de lo que está sucediendo y que las puede llevar a la condenación eterna.

Son vuestros hermanos, son Mis hijos y quiero recuperarlos, vosotros tenéis, ya, en este momento, ésa confianza plena sobre Mí, de pedirMe lo necesario para que Yo os lo dé y podáis salvar a vuestros hermanos. Os he dicho que tenéis la obligación de producir milagros y que, además, tenéis acceso a lo que Yo os dejé escrito en las Sagradas Escrituras, de que aquellos que Me siguieran en estos tiempos, no solamente harían lo que Yo hice, sino que lo harían todavía más grande, lo haríais más grande con las Capacidades que Mi Santo Espíritu os dará.

Así que, Mis pequeños, tenéis todo para la salvación de infinidad de almas. Os he preparado para ello, os repito y, ciertamente, que voy a tomar cuentas de lo que Yo he derramado sobre vosotros y lo que quiero que Me deis, que son las almas de vuestros hermanos.

Por otro lado, sé pagar todo el bien que haréis, habéis sido almas escogidas en la Tierra para esta gran misión de salvación de almas y, si vuestra respuesta es satisfactoria, seréis almas escogidas en el Reino de los Cielos, para gozar de una forma más grande, junto a Mí, en el Reino de los Cielos.
Gracias, Mis pequeños.

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.
Sobre: Para estos momentos de la historia y después de todo lo que os he enseñado, vuestra alma debe estar rebosando de alegría en el saber qué ya habéis sido escuchados por vuestros Dios y que todo cambiará para bien.

Hijitos Míos, para estos momentos de la historia y después de todo lo que os he enseñado, vuestra alma debe estar rebosando de alegría en el saber qué ya habéis sido escuchados por vuestros Dios y que todo cambiará para bien.

Satanás tendrá su castigo, los que le siguieron, también lo tendrán. Quedan las almas que están en duda, que no saben qué camino tomar, por eso, a vosotros, os he pedido que oréis para que encuentren el camino correcto. Pero, vosotros, los que habéis puesto todo vuestro empeño en vuestra salvación, os repito, debéis estar rebosando de alegría, porque vuestro momento se acerca ya, para gozarMe entre vosotros.

Soy vuestro Dios, Yo Me doy a las almas que Me buscan, a las almas que han luchado por defender su Fe, que han luchado por mantener el Amor entre vosotros, que han luchado contra aquellos que han maltratado todo lo que viene de Mí.

Enjugaré vuestras lágrimas y os haré gozar inmensamente; como el niño que recibe un regalo muy grande, el simple hecho de ver, desde lejos, la caja grande, donde viene su regalo, ya lo hace saltar de alegría y de contento. Os estoy, ya, mostrando ésa caja grande, es Mi Promesa y, ciertamente, se cumplirá.

Manteneos, Mis pequeños, ya es poco, muy, muy poco el tiempo que falta para que vosotros gocéis plenamente todo lo que os he prometido.

Mientras tanto, como os dijo Mi Hijo: “Amaos los unos a los otros”, gozad los unos con los otros y esperad, esperad con ansia ése momento gozoso que recibiréis. Sois Mis hijos predilectos, sois Mis hijos que os aplicasteis para cumplir correctamente vuestra misión y seréis recompensados, como solamente Yo, vuestro Dios, os puedo premiar.

Cantad de alegría, llenaos de ése júbilo Divino, porque, vuestro corazón, pronto estará rebozando de tanto Amor que Yo os daré.
Gracias, Mis pequeños.